Una mujer apasionada por el Corazón de Jesús y por la Humanidad

Catalina de María

Oración para pedir su canonización

Oh Dios, que al inspirar a la Beata Catalina de María la fundación de una familia religiosa, llenaste su corazón de celo por la salvación de los hombres y nos dejaste en ella un ejemplo de humildad, obediencia y caridad, te rogamos completes tu obra glorificándola en la Iglesia entre los santos.

Por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.

Biografia de la Beata Catalina de María Rodríguez (Josefa Saturnina)

Nace en Córdoba, el 27 de noviembre de 1823, hija de Hilario Rodríguez Orduña y Catalina Montenegro y Olmos; el mismo día es bautizada en la Iglesia Catedral con el nombre de Josefa Saturnina.

Saturnina crece en un hogar profundamente cristiano siendo la tercera hija del matrimonio, le preceden Manuela y Petrona. Luego nace Elisarda Leonarda quien fallece a los diecisiete meses de vida; poco después del nacimiento de Estaurófila, la quinta hija. A los 3 años de edad, pierde a su madre y seis años más tarde a su padre. Sus tías paternas asumen la crianza y formación de las niñas.

En Córdoba en el siglo XVIII la educación intelectual de la mujer consiste en leer, escribir, labores de aguja, y en el mejor de los casos, la educación musical y rudimentos de francés, los que recibe Saturnina. Sin embargo obtiene una abundante enseñanza en nociones religiosas, el catecismo, el aprendizaje de las tareas del hogar. Mientras que los varones ingresan a la Universidad.

A los 17 años hace sus primeros Ejercicios Espirituales dirigida por los Padres Jesuitas y allí descubre su vocación de consagrar su vida a Dios. No puede realizarla entonces, porque en Argentina y sus alrededores solo había conventos de clausura. Se dedica a promover y sostener la obra de los Ejercicios Espirituales.

Durante esos años Saturnina cuenta con la dirección espiritual de los Padres de la Compañía de Jesús hasta que por orden de Rosas, son expulsados de Córdoba en 1848. Saturnina se pone bajo la guía del Presbítero don Tiburcio López, capellán de la Iglesia del Pilar.

El 14 de agosto de 1852 contrae matrimonio con el coronel Manuel Antonio Zavalía, viudo y con dos hijos pequeños (Benito de 9 años y Deidamia de 6), quienes la quisieron a Catalina como a una verdadera madre; vocación que también se convierte para Catalina en una oportunidad para el apostolado y la caridad.

Se van a vivir a Paraná, en esta ciudad tienen una hija Catalina que muere al nacer, tiempo después regresan a Córdoba. Luego de 13 años de matrimonio queda viuda, el 30 de marzo de 1865, la muerte de Zavalía la deja libre para seguir su primera vocación que renace con mayor vehemencia y surge su “Sueño Dorado”: «me vino al pensamiento que tenía un terreno bastante grande en el que se podía edificar una casa de Ejercicios y formar una comunidad de señoras que estuviesen al servicio de ella… observaríamos las reglas del Instituto de San Ignacio, enseñaríamos la Doctrina los domingos a las niñas y asilaríamos a esas mujeres que se llevan a los Ejercicios… que con nuestra protección se moralizarían y aprenderían a trabajar…»

Después de siete años de muchas pruebas y dificultades, bajo la dirección del canónigo doctor David Luque y el Padre José María Bustamante, sj., el 29 de septiembre de 1872, con los Ejercicios Espirituales se funda el Instituto de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, primer Instituto de vida apostólica en la Argentina y fue nombrado Director el canónigo doctor David Luque. El 8 de diciembre de 1875 pronuncia junto a nueve Hermanas, los Votos de Profesión Religiosa y ella toma el nombre de Catalina de María.

El Instituto tiene como misión propagar el culto al Corazón de Jesús y la evangelización, que hasta nuestros días se realiza en Obras como la educación (colegios), espiritualidad (Casas de Ejercicios Espirituales), atención a niños y adolescentes en riesgo (Hogares) y Centros de misión.

En 1880 por pedido del Santo José Gabriel del Rosario Brochero, 16 Hermanas cruzan las Sierras Grandes a caballo para atender la Casa de Ejercicios y el Colegio de Niñas. El “Sueño Dorado” de Catalina se transformó en un Vuelo sin Fronteras constituyendo una Gran Familia con el carisma propio del amor y la reparación.

Con la aparición de la obra de Beata Catalina de María, se pone de manifiesto una nueva forma de evangelización, que viene a solucionar la educación de la mujer y el problema del vacío que la ausencia de Institutos Religiosos de vida activa reclamaba urgentemente llenar.

El 5 de abril de 1896, domingo de Pascua, su alma parte al encuentro del Padre a quien había amado y servido durante toda su vida.

El 18 de diciembre de 1997, el Papa san Juan Pablo II declara que sus virtudes han sido heroicas y que merece el título de Venerable.

El 4 de mayo de 2017, el Papa Francisco I autoriza la publicación del Decreto de Beatificación en el Boletín Vaticano. El 25 de noviembre se lleva a cabo la Beatificación y se anuncia que la fiesta litúrgica de Beata Catalina de María se celebra el 27 de noviembre.

Catalina de María Rodríguez una mujer apasionada por el Corazón de Jesús y por la Humanidad. “Ferviente en el espíritu, sirvió al Señor, alegre en la esperanza, fuerte en la tribulación, perseverante en la oración, solícita a las necesidades de sus hermanos” (Cf. Rom. 12, 11-13).

Noticias Madre Catalina

En una carta, su huella

Cartas de Catalina.  Catalina de María Rodríguez escribió más de 1600 cartas, el número exacto no lo tenemos pero si el contenido de esas cartas

San Ignacio, el inspirador de Catalina 

Comunicación @madreCatalina Como cuenta la beata Catalina en sus Memorias, se identificaba como nieta de San Ignacio de Loyola, de quien tomó como herencia su