email@esclavascorazonjesus.org

Madre Berta Fernández. Adiós a la querida “Bertuchi”  

Esta tarde comunicamos la partida de madre Berta Fernández a la Casa del Padre, a la edad de 89 años de edad y 75 de vida religiosa. Cuánto dolió hoy esta noticia. Cuántas ganas de compartir algo de ella, y de las huellas que dejó a su alrededor.  

Era una mujer que iluminaba con el reflejo de la mansedumbre. Ella confirmó que con los gestos sencillos se conquista cada día, se ama, se repara y se trabaja por la esperanza. Una herencia de cuna brocheriana que ella declaraba con orgullo y con su poncho. 

Madre Berta es una Esclava que aprendió como Catalina que las repuestas están en el Sagrario y esto expresaba en uno de sus relatos: “Él me miró primero, a los 15 años me trajo a su casa…desde los primeros años tomé como lema de mi vida esta frase que me ayudó mucho: “Una cosa pido al Señor, eso procuro, habitar en la Casa del Señor todos los días para contemplar el encanto del Señor y visitar su Santuario”…tuve muchos años de Sacristana y eso me llevó a contemplar y servir al Señor en su templo, también en el gran Templo de Dios que es la Naturaleza”. (Relatos vocacionales)

Compartimos los mensajes que van llegando de sus hermanas Esclavas:

“Queridas hermanas, recién acaba de partir a la casa del Padre nuestra querida Madre Berta. Una pérdida muy sentida por todos los que la conocieron. Seguro ya estará gozando de la presencia de Jesús y María e intercediendo por nosotras. Agradecemos su vida entregada desde el servicio silencioso, la oración constante, su caridad y delicadeza, la paz que transmitía a cuantos se cruzaban en su camino, una esclava de corazón noble y manso. Nos unimos en la oración pidiendo por su eterno descanso y el consuelo para su familia”.

Audio de Madre Nidia de María Espejo.

“Me uno a la gratitud a Dios por toda la vida de madre Berta entre nosotras. Por su risa franca y sus muchos detalles de amor sencillo y sincero que tuvo conmigo y mi familia que también la han querido tanto. Ha sido una mujer de Dios realmente un modelo a seguir. Seguramente ya estará con la Virgen en el Cielo intercediendo por sus perlas, y allá nos encontraremos cuando el Señor nos llame”.

“Ya gozas Madre Berta de tu gozo por toda tu entrega y todo lo que nos trasmitiste con tu humildad y enseñanzas”.

“Nuestra amada Bertuchi, cuán agradecida estoy de haber tenido la gracia de vivir con ella, una santa Esclava, mujer de Dios, de caridad delicada, atenta… Tus perlas te despedimos con cariño, desde el Cielo cuídanos!”.

“Madre Bertha tan querida! Míranos con tus ojos de tanta paz y cariño. Querida Bertita! Cuánto te queremos, intercede por nosotras. Un abrazo al cielo! Rezo por ella y por ustedes. Fue una GRAN MUJER… abrazos al cielo querida Bertuchi.

Ay! Qué pena! Otra Esclava en el Cielo. Rezo por su eterno descanso con toda la gratitud por todo el bien que me hizo desde que la conocí. La querida madre Berta ya estará con Jesús llenándolo de historias de sus perlas.

¡Qué hermoso llegar al cielo con tanta vida entregada! Los mejor recuerdos y aprendizajes de la querida Madre Berta . Nuestra cercanía y oración por las hermanas de la Casa Madre. Tus “perlas cultivadas” según tu mirada amable te despiden madrecita querida!! Ruega por nosotras!! Siempre estaré agradecida por haberte tenido cerca en la vida y en los comienzos de mi consagración.

Madre Berta!!! Como la voy a extrañar… pero se que desde el Cielo estarás ayudando a todas tus perlitas, a todas tus hijas y hermanas. Madre querida… Tanta sencillez, tanta serenidad… Agradezco su ejemplo en mis primeros pasos de vida religiosa. Solo el amo recompensará la entrega silencia y ofrecida… Un abrazo enorme a la comunidad de casa madre… Que radiante se la ve en la foto! Más luminosa en el cielo ! Doy gracias a Dios de haberla conocido y ser testigo de tanto Amor! Un abrazo Madre Berta! Tan querida por todos!!

Gracias mi querida M Berta, por recibirme en la V Religiosa, por viajar conmigo a San Luis cuando era Novicia y murió mi Mamá.  Cuánto me enseñaste y cuanta paciencia. Mujer de paz, de comunidad y oración hasta el final. Intercede por tus queridas perlas cultivadas. Y por nuestro Instituto.  Ya estás con el Amo y con la Virgen. Rezamos por ella, que la Virgen la acoja y ella nos proteja. Estoy segura que ya está con el Amo…y Madre Catalina…

El Amo la recibe en sus brazos! Gracias madre Berta por tu testimonio silencioso, pero fecundo, de entrega y amor. Gracias por recibirme y formarme el corazón al iniciar mi camino de consagración. Una mujer que siento le pega lo de la canción: “honrar la vida”, hasta el cielo hermosa mujer”.

Descubrí

Últimos Artículos

Whatsapp

+54 9 2644 63-3828

Escribinos

hnasesclavasdelcorazondejesus@gmail.com

Llamanos

+54 9 3521 40-3550